Archivos mensuales: noviembre 2014

Los tubos de detección colorimétricos no identifican

Los tubos de detección colorimétricos no identifican, pues como su propio nombre indica sólo detectan. Esto debería ser suficiente para convencer a la mayoría de los lectores pero por si esto no fuese suficiente vamos a estudiar la cuestión más a fondo.

Recordemos que detección e identificación son dos conceptos diferentes, que a menudo se utilizan indistintamente, y en la mayor parte de los casos de forma equivocada.

La detección es la acción de detectar, esto es, mostrar por medios físicos o químicos la presencia de algo, mientras que la identificación es la acción y efecto de identificar, esto es, reconocer si una persona o cosa es la misma que se supone o busca1.
Los detectores se pueden clasificar en dos grandes categorías:

  • detectores de tipo puntual y
  • detectores a distancia (stand-off).

En el caso de los detectores puntuales la muestra en forma de gas o aerosol se introduce en el detector para comprobar en ese punto, la presencia o no de una sustancia química.

Dentro de esta categoría podemos además diferencias dos grandes grupos:

  • detectores puntuales temporales o de punto, utilizados de manera discontinua para comprobar la presencia de contaminación en distintos puntos y/o zonas, y que se utilizan en muchos casos para buscar la presencia de sustancias químicas (puntos calientes), y
  • detectores puntuales continuos o remotos, que operan de manera remota vía cable o vía radio, y que son utilizados en sistemas de control o de vigilancia perimetral, como sistemas de alerta temprana.

Los detectores a distancia emplean técnicas que permiten detectar la presencia de sustancias químicas a distancias de varios kilómetros (el detector no entra en contacto con la sustancia química) con el fin de obtener una alerta todavía más temprana que la proporcionada por los detectores remotos.

En el proceso de detección, en función de la información obtenida, podemos distinguir dos niveles de detección:

  • detección provisional, la obtenida mediante la respuesta de un detector en combinación con la información médica.
  • detección confirmada, la conseguida mediante el empleo de dos detectores con tecnologías diferentes para asegurar la presencia o ausencia, y minimizar tanto las falsas alarmas como los silencios. Es importante aclarar que dos tecnologías distintas no es lo mismo que una misma tecnología en dos equipos distintos.

 

Tubos de detección colorimétricos2
Un tubo colorimétrico es un tubo de vidrio que contiene un reactivo o reactivos químicos que reaccionan con la sustancia que se desea detectar o medir cambiando de color. La mayoría de los tubos colorimétricos están graduados, de tal manera que la longitud de la parte coloreada indica de manera aproximada la concentración de la sustancia medida, siempre y cuando se siga el procedimiento indicado por el fabricante.

La lectura del tubo debe hacerse inmediatamente después de terminar el muestreo, ya que la coloración y extensión de la coloración pueden variar con el tiempo. Por supuesto los tubos son en la mayoría de los casos, de un solo uso, salvo algunos casos que en ausencia de una sustancia puede ensayarse la presencia de otras empleando el mismo tubo (por ejemplo, arsina y arsénico orgánico).

La mayoría de las reacciones utilizadas en los tubos colorimétricos son bastante sensibles pero no son selectivas, y no distinguen entre compuestos similares. El número de reacciones químicas que se emplean no es muy grande, del orden de 15, muchas de ellas de tipo pH y de tipo redox, que se emplean de forma individual o combinada y en algunos casos con capas de sustancias químicas como etapa previa para mejorar la selectividad. El fabricante suele indicar en las instrucciones de empleo las posibles sustancias químicas que interfieren dando falsos positivos.

La industria desarrolló los tubos colorimétricos de detección para el control en sus instalaciones pero en estas situaciones la selectividad no es crítica pues la industria sabe lo que se puede derramar o fugar, y elige el tubo apropiado a su problema.

 

Ejemplos
Veamos algunos ejemplos concretos para mayor aclaración3:

  • El tubo colorimétrico empleado para la detección de agentes neurotóxicos de guerra (nºOTAN 66-12-193-2531) es el mismo tubo colorimétrico empleado para la detección de ésteres fosfóricos (Dräger Ref.6728461). Su funcionamiento está basado en la inhibición o no de una enzima de tipo colinesterasa por la presencia o no de un grupo ester fosfórico.
    Si la enzima ha sido inhibida por la presencia de un éster fosfórico, entonces no puede actuar sobre el ioduro de butirilcolina, y la reacción con el rojo fenol (indicador de pH) produce coloración roja.
    Si la enzima no ha sido inhibida por la presencia de un éster fosfórico, entonces puede actuar sobre el ioduro de butirilcolina, para desdoblarlo y producir ácido butírico, y la reacción con el rojo fenol (indicador de pH) produce coloración amarilla.
    Observe que lo que se pone de manifiesto es la presencia o no del grupo éster fosfórico, presente tanto en los agentes neurotóxicos de guerra como en la mayoría de los pesticidas organofosforados. No identifica, ni siquiera clasifica (por ejemplo, alquilfosfocianidatos, alquilfosfonofluoridatos o alquilfosfonotiolatos), ni diferencia agentes químicos de guerra de pesticidas comerciales. SOLO DETECTA ÉSTERES FOSFÓRICOS, NO IDENTIFICA AGENTES QUÍMICOS DE GUERRA.
  • El tubo colorimétrico empleado para la detección de la iperita y de las mostazas de azufre (nºOTAN 6665-12-331-1457) es el mismo tubo empleado para la detección de tioéteres (Dräger Ref.CH25803). Su funcionamiento está basado en que el cloruro aúrico en presencia de un grupo tioéter produce un aducto que reacciona con cloramida produciendo un color anaranjado.
    Observe que lo que se pone de manifiesto es la presencia o no del grupo tioéter, presente tanto en los agentes vesicantes de guerra de la familia de la iperita como en muchos tioéteres de uso industrial. No identifica, ni diferencia agentes vesicantes de guerra de tioéteres de uso industrial. SOLO DETECTA TIOÉTERES, NO IDENTIFICA AGENTES QUÍMICOS DE GUERRA.
  • El tubo colorimétrico empleado para la detección de lewisitas, difenilcloroarsina, dietilcloroarsina, y difenilcianoarsina, entre otros agentes químicos de guerra con arsénico (nºOTAN 6665-12-331-1456) es el mismo tubo colorimétrico empleado para la detección de arsina y arsénico orgánico (Dräger Ref.CH26303). Su funcionamiento está basado en la detección de arsina (AsH3) por su reacción redox con un complejo de oro-mercurio para producir una coloración gris negruzca. Si no hay arsina presente, entonces se puede comprobar la presencia o ausencia de otros compuestos con arsénico orgánico, aprovechando la circunstancia de que éstos son reducidos a arsina, por acción del cinc en medio ácido, de modo que ahora la presencia de arsina indica presencia de compuesto con arsénico orgánico.
    Observe que lo que se pone de manifiesto es la presencia de arsina, bien porque ésta estuviese presente (y ya no se puede saber si hay o no arsénico orgánico), o bien la presencia de arsina procedente de la reducción del arsénico orgánico. Incluso algunos reductores fuertes podrían dar una reacción similar a la arsina. En consecuencia, no identifica, ni diferencia agentes arsenicales de guerra de otros compuestos con arsénico orgánico. SOLO DETECTA ARSINA, NO IDENTIFICA AGENTES QUÍMICOS DE GUERRA.
  • Y para terminar, un último ejemplo, de las prácticas de química orgánica que realizan todos los alumnos de química, la detección de aldehídos y cetonas por reacción con la 2,4-dinitrofenilhidrazina y la obtención de una 2,4-dinitrofenilhidrazona de color variable entre amarillo-naranja-rojo.
    El tubo colorimétrico empleado para la detección de acetona (Dräger Ref.CH22901) basa su funcionamiento en la reacción de la acetona con la 2,4-dinitrofenilhidrazina para dar la correspondiente 2,4-dinitrofenilhidrazona con aparición de una coloración amarilla. Muchos aldehídos y cetonas dan la misma reacción con diferente sensibilidad, pero el tubo de detección de acetona no identifica ACETONA, solo DETECTA la presencia o ausencia de aldehídos o/y cetonas.

 

Las empresas venden tubos detectores
Dräger
Tubos detectores a corto plazo (Short-term detector tubes) http://www.draeger.com/sites/enus_us/Pages/Chemical-Industry/Draeger-Short-term-Tubes.aspx
Sensidyne
Tubos colorimétricos de detección (Colorimetric Detector Tubes) http://www.sensidyne.com/colorimetric-gas-detector-tubes/detector-tubes/
Gastec
Tubos de detector de medición rápida a corto plazo (Short-term quick-measuring detector tubes) http://www.gastec.co.jp/english/products/frame.php?place=seihin/c1.htm
RAE Systems
Bomba y tubos colorimétricos de detección de gases (Colorimetric Gas Detection Tubes and Pump) http://www.raesystems.com/products/colorimetric-gas-detection-tubes-and-pump
Matheson-Kitagawa
Kit de detección de gases tóxicos (Toxic Gas Detection Kit) http://www.mathesongas.com/pdfs/products/Model-8014-Kitagawa-Precision-Detector-Tubes.pdf
Komyo Rikagaku-Kitagawa
Kit de detección de gases tóxicos (Toxic Gas Detection Kit) http://www.komyokk.co.jp/kweb/kentop.do?je=1

 

Referencias

  1. Diccionario de la Lengua Española, Real Academia Española,1992, 21 edición
  2. http://www.insht.es/portal/site/Insht/menuitem.1f1a3bc79ab34c578c2e8884060961ca/?vgnextoid=fe79f83ac9388110VgnVCM1000000705350aRCRD&vgnextchannel=4e88908b51593110VgnVCM100000dc0ca8c0RCRD
  3. Dräger-Tube Handbook 1996- 10th edition

Un año del plan de destrucción

Introdución
Hoy, 15 de noviembre de 2014 hace un año que se aprobaron los requisitos detallados para la destrucción de las armas químicas sirias y las instalaciones de producción de armas químicas sirias, decisión EC-M-34/DEC.1 del Consejo Ejecutivo (EC) de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ)1. La Destrucción de las armas químicas sirias fue aprobada por decisión EC-M-33/DEC.12 del Consejo Ejecutivo de la OPAQ y por la resolución 2118 (2013) del Consejo de Seguridad de la ONU3 (ambas de 27 de septiembre de 2013, resultado del documento nacional conjunto de los Estados Unidos de América y la Federación de Rusia como marco para la eliminación de las armas químicas sirias, EC-M-33/NAT.1, de fecha 17 de septiembre de 20134.

Muchos de los plazos establecidos se han cumplido, pero los más importantes no se han podido cumplir. Algunas de las tareas se han completado, y otras, las más importantes aún están por completar.

Todavía hoy podemos leer en la página de la OPAQ los siguientes datos relativos a la destrucción de las armas químicas sirias (a fecha 20 de octubre de 2014)5:

  • Total de sustancias químicas de categoría 1, 1047 tm, destruidas 1047 tm, porcentaje destruido el 100%.
  • Total de sustancias químicas de categoría 2, 261 tm, destruidas 232 tm, porcentaje destruido el 88.8%.
  • Total de sustancias químicas de categoría (1+2), 1308 tm, destruidas 1279 tm, porcentaje destruido el 97,8%.

Parece que falta muy poco, tan sólo un 2,2 %, pero luego veremos que en realidad no es así.

 

El plan de destrucción
El 14 de octubre de 2013 la Republica Árabe Siria pasó a ser el Estado Parte número 190 en la Convención para la prohibición de las Armas Químicas (CAQ). En consecuencia, no más tarde de transcurridos treinta días, el 24 de octubre, presentó formalmente a la OPAQ su declaración inicial, de carácter confidencial, acerca de su programa de armas químicas, y también un plan para la destrucción de las mismas.

La declaración estaba en consonancia con el plazo fijado por el Consejo Ejecutivo de la OPAQ en su decisión del 27 de septiembre por el que solicitaba una declaración inicial completa antes del 27 de octubre. La información de la declaración serviría para establecer los planes para una destrucción sistemática, total y verificada de las armas químicas y las instalaciones de producción de armas químicas. El documento presentado por Siria incluía un plan general de destrucción para ser examinado por el Consejo Ejecutivo de la OPAQ .

En su decisión del 15 de noviembre, el Consejo Ejecutivo consideraba, entre otras cosas, los motivos por los que Siria propuso que la destrucción de sus armas químicas tendría que llevarse a cabo fuera de su territorio , básicamente una cuestión de seguridad debida al conflicto armado, y establecía los siguientes plazos para la retirada y destrucción fuera de su territorio1:

  1. Para la iperita («gas mostaza») y los componentes binarios clave de armas químicas, el DF y las sustancias denominadas “A”, “B” y “BB” (incluida la sal “BB”), declarados: retirada no más tarde del 31 de diciembre de 2013. Para estas sustancias químicas, la destrucción debía comenzar lo antes posible, teniendo lugar la «destrucción efectiva» no más tarde del 31 de marzo de 2014, y la destrucción de las masas de reacción resultantes en una fecha que habría de convenir el Consejo, a partir de la recomendación del Director General en relación con el plan para la destrucción propuesto por Siria; y
  2. Para todas las demás sustancias químicas declaradas: retirada no más tarde del 5 de febrero de 2014, con la salvedad de que el isopropanol (alcohol componente binario del sarín) que sí sería destruido en su territorio no más tarde del 1 de marzo de 2014. Para estas sustancias químicas, la destrucción debía comenzar lo antes posible y debía concluir no más tarde del 30 de junio de 2014.

La decisión del Consejo Ejecutivo establecía que Siria conservaría la propiedad de sus armas químicas hasta que fuesen destruidas, dondequiera que se llevase a cabo la destrucción y reconocía que, una vez retiradas de su territorio, Siria dejaría de tener posesión, jurisdicción y control sobre ellas. La decisión también solicitaba al Director General que, con las ofertas de instalaciones de destrucción y de otro tipo por parte de los Estados Parte en la Convención, presentase, antes 17 de diciembre de 2013, un plan de destrucción fuera de territorio sirio. Este plan debía detallar, en cada etapa, la responsabilidad clara en relación con todas las sustancias químicas, teniendo en cuenta las fechas establecidas, los requisitos de seguridad y protección, y los costos globales.

El 22 de noviembre de 2013, el Consejo Ejecutivo de la OPAQ solicitaba al Director General de la Organización “explorar opciones” para la destrucción de los diversos productos químicos declarados por Siria en instalaciones comerciales. A través de un documento conocido como el EOI (Expression of Interest)6 se invitaba a las empresas a participar en la destrucción de estas sustancias químicas, a través de un proceso de licitación.

El EOI incluía en varias listas un total de 18 productos químicos, en su mayor parte sustancias químicas a granel utilizadas y comercializadas de forma habitual por la industria química en todo el mundo, algunas incluidas en lista 2 (290 tm) y lista 3 (110 tm) del anexo B de verificación de la CAQ, otras incluidas en la lista de precursores del Grupo Australia (75 tm), y otras no incluidas en lista alguna (373 tm) (véase la tabla 1).

 Sustancias orgánicas
Nombre químico de la sustancia Número CAS Cantidadestimada Lista
1 O-etil metilfosfonotioato de sodio 22307-81-9 130 2B4
2 Trietilamina 121-44-8 30 No listada
3 Fosfito de trimetilo 121-45-9 60 3B8
4 Fosfito de dimetilo 868-85-9 5 3B10
5 Monoisopropilamina 75-31-0 40 No listada
6 Diisopropil aminoetanol 96-80-0 (69-80-0)* 5 2B11
7 2-cloroetanol 107-07-3 5 GA
8 Butan-1-ol 71-36-3 5 No listada
9 Metanol 67-56-1 3 No listada
10 Hexamina 100-97-0 80 No listada
11 N-(2-cloroetil)-n-isopropil propan-2-amina (sal) 96-79-7 40 2B10
12 N-(2-cloroetil)-n-isopropil propan-2-amina (solución al 23-64%) 96-79-7 90 2B10
13 N-(2-cloroetil)-n-etil propan-2-amine (solución al 23-64%) 13105-93-6 25 2B10
 Sustancias inorgánicas
14 Fluoruro de hidrógeno 7664-39-3 60 GA
15 Pentasulfuro de fósforo 1314-80-3 10 GA
16 Tricloruro de fósforo 7719-12-2 30 3B6
17 Oxicloruro de fósforo 10025-87-3 15 3B5
18 Cloruro de hidrógeno 7647-01-0 45 No listada
 * El número CAS que figura en el EOI, 69-80-0, no es correcto. El correcto es 96-80-0.
** GA significa Grupo de Australia.

Tabla 1. Lista de sustancias químicas incluidas en el EOI.

Después de intensas negociaciones y puesto que no hubo país alguno que aceptase la destrucción de todas las armas químicas en su territorio, hubo que buscar una solución de emergencia: la destrucción en el mar, en aguas internacionales.

El 15 de diciembre de 2013, en la trigésima sexta reunión del Consejo Ejecutivo, el Director General de la OPAQ daba a conocer el plan para la destrucción . Según este plan, para poder llevar a cabo la destrucción de las armas químicas de “prioridad 1”, la iperita y los componentes binarios DF, “A”, “B” y ” “BB”, incluida la sal “BB”, los Estados Unidos de América proporcionarían la tecnología para “neutralizar” las sustancias químicas a bordo de un buque soberano de los Estados Unidos (el MV Cape Ray), en aguas internacionales (En realidad, sólo el DF forma parte de un sistema binario, el resto de sustancias sólo son precursores). El transbordo de estas sustancias químicas desde los buques de carga danés y noruego al MV Cape Ray se llevaría a cabo en un puerto italiano. Si se ofreciesen otras soluciones para la destrucción de la sustancias “A”, “B” o “BB”, estas sustancias químicas serían transportadas directamente a las instalaciones comerciales aprobadas para su destrucción.

En resumen:

  • Siria transportaria las sustancias químicas desde los 12 complejos de almacenamiento hasta el puerto de Latakia y destruiría el isopropanol y la iperita residual que quedaba en los contenedores que anteriormente la contenían antes del 1 de marzo de 2014. El 18 de noviembre, Siria informó a la OPAQ que ya había completado este proceso .
  • Dinamarca y Noruega proporcionarían buques de carga para transportar las sustancias químicas desde el puerto de Latakia, mientras que China, Dinamarca, Noruega y el Reino Unido aportarían escoltas navales para dicho transporte y, posteriormente, para el transporte del hidrolizado obtenido en el Cape Ray, que se habría de eliminar en instalaciones comerciales ;
  • Italia ofreció el puerto de Gioia Tauro para el transbordo de las sustancias químicas prioritarias (la iperita, el DF y la sustancia “A”) desde el carguero danés o noruego al MV Cape Ray;
  • Para la destrucción de la iperita, del DF y de la sustancia “A”, Estados Unidos proporcionaría la tecnología y los medios necesarios para neutralizarlas a bordo del MV Cape Ray mediante su hidrólisis. El proceso se llevaría a cabo en aguas internacionales. Al final EKOKEM (FIN) aceptaría realizar la destrucción de la sustancia “A” y del hidrolizado del DF mediante incineración.
  • Alemania aceptó recibir el hidrolizado de la iperita, procedente del Cape Ray, para su destrucción por incineración en la planta de GEKA (GER) en Munster ;
  • El Reino Unido llevaría a cabo la destrucción de las sustancias “B”, “BB” y la sal de “BB”, precursores de agentes neurotóxicos, en una instalación comercial (la elegida sería VEOLIA ES (UK).
  • Para la destrucción del resto de compuestos incluidos en el EOI, se eligió EKOKEM (FIN) para las sustancias orgánicas y VEOLIA ES (USA) para las sustancias inorgánicas.

 

El periplo de las sustancias químicas sirias
Latakia fue el puerto elegido para sacar las armas químicas de Siria, y el puerto de Gioia Tauro el ofrecido por Italia para llevar a cabo el transvase al buque norteamericano Cape Ray de la iperita y el DF para que, en alta mar y en aguas internacionales, se llevase a cabo su destrucción efectiva mediante hidrólisis con los dos sistemas FDHS que habían sido acoplados al buque. Los traslados comenzaron el 7 de enero de 2014 y terminaron el 23 de junio de 2014. Es importante recordar que las sustancias químicas prioritarias (prioridad 1) deberían haber salido de Siria antes del 31 de diciembre de 2013, y que las sustancias químicas no prioritarias (prioridad 2) lo deberían haberlo hecho antes del 5 de febrero de 2014. Ninguna de las dos fechas se cumplió debido a la intensidad del conflicto armado.

El buque noruego Taiko tenía como misión transportar desde el puerto de Latakia la sustancia «A» y las sustancias orgánicas de prioridad 2 se trasladarían al puerto finlandés de Hamina Kotka para su destrucción por incineración en las instalaciones de la empresa EKOKEM (FIN) y las sustancias inorgánicas de prioridad 2 al puerto norteamericano de Port Arthur, en Texas, para su destrucción por incineración en las instalaciones de la empresa VEOLIA ES (USA), pero su salida anticipada impidió la carga del fluoruro de hidrógeno y del cloruro de hidrógeno que debían ser destruidos en VEOLIA ES (USA).

El buque danés Ark Futura tenía como misión transportar desde el puerto de Latakia la iperita y el DF, para ser transvasadas al MV Cape Ray para su neutralización, y las sustancias “B” y “BB” se trasladarían al puerto inglés de de Ellesmere para su destrucción por incineración en las instalaciones de la empresa VEOLIA ES (UK). Pero el Ark Futura se vió obligado a cargar el fluoruro de hidrógeno y el cloruro de hidrógeno que inicialmente iba a transportar el Taiko a VEOLIA ES (USA).

El Cape Ray después de cargar la iperita y el DF en el puerto italiano de Gioia Tauro salía el 3 de julio de 2014 con destino a aguas internacionales no conocidas para neutralizar por hidrólisis la iperita y el DF. Finalizada la hidrólisis, el 19 de agosto, ponía rumbo a al puerto finlandés de Hamina Kotka, para entregar a la empresa EKOKEM (FIN) (FIN) el hidrolizado del DF, unas 2900 tm, para su destrucción por incineración, y luego, rumbo al puerto alemán de Bremen, para entregar a la empresa GEKA (GER) el hidrolizado de la iperita, unas 370 tm, para su destrucción por incineración.

 

La situación real
A fecha de hoy la situación real es la siguiente:

  • se ha neutralizado el 100% de la iperita y el DF (sustancias químicas de categoría 1) por parte del MV Cape Ray, se ha destruido por incineración el 100% de la sustancia “A” por EKOKEM (FIN), el 100% de la sustancias “B” y ” “BB”, incluida la sal “BB”, por parte de VEOLIA (UK) (todas ellas sustancias químicas de categoría 1) y se ha destruido el 100% del isopropanol (sustancia química de categoría 1, destruido por Siria en territorio sirio). Es decir se ha destruido o neutralizado el 100% de las sustancias químicas de categoría 1, pero no olvidemos que se han generado del orden de 3300 tm de hidrolizado (de la iperita y del DF) que aún no se han destruido8.
  • Se prevé que el proceso de incineración de las 370 tm del hidrolizado de la iperita, que se inició a mediados de septiembre, finalice a mediados de diciembre de 2014 , y que el proceso de incineración de las aproximadamente 2900 tm del hidrolizado del DF que se inició a principios de septiembre, finalice a principios de junio de 2015. A fecha de 23 de octubre se había destruido un 9% del hidrolizado del DF y un 21% del hidrolizado de la iperita8.
  • De las sustancias químicas de categoría 2, EKEKOM (FIN) ya ha destruido por incineración el 100% las sustancias químicas orgánicas, esto es, 5 tm de diisopropiaminoetanol (lista 2), 60 tm de fosfito de trimetilo (lista 3), 5 tm de fosfito de dietilo (lista 3), 5 tm de 2-cloroetanol (Grupo Australia), 30 tm de trietilamina (no listada), 40 tm de monoisopropilamina (no listada) , 5 tm de butan-1-ol (no listado), 3 tm de metanol (no listado) y 60 tm de hexamina (no listada)8.
  • Si el isopropanol (no listado) se considera sustancia química de categoría 1, pues forma parte de un sistema binario para la síntesis del sarín, habida cuenta de que se declararon 581 tm de DF, cantidad más que suficiente para la reacción estequiométrica con todos los alcoholes declarados, el butan-1-ol y el metanol (no listados) también deberían ser considerados sustancias de categoría 1 pues forman parte de un sistema binario para la síntesis de análogos al sarín.
  • De las sustancias químicas de categoría 2, VEOLIA ES (USA) ha destruido por incineración a fecha 23 de octubre el 65% de las sustancias químicas orgánicas que recibió, es decir, 30 tm de tricloruro de fósforo y 15 tm de oxicloruro de fósforo (lista 3) y 10 tm de pentasulfuro de fósforo (Grupo Australia)8.
  • Por su parte MEXICHEM (UK) espera finalizar la destrucción de las 6 tm de fluoruro de hidrógeno (Grupo Australia), por reacción con hidróxido cálcico, a finales de diciembre de 2014, y VEOLIA ES (UK) ya ha destruido por incineración las 44 tm de cloruro de hidrógeno (no listada) que aceptó del Ark Futura8.

A la destrucción de las armas químicas sirias no sólo le falta un 2,2%, sino que también le falta el 91% del hidrolizado del DF y el 79% del hidrolizado de la iperita, de modo que la finalización de la destrucción probablemente se alargue hasta mediados de 2015.

Por supuesto que muchas fechas no se han cumplido pero, además, la OPAQ ha cometido errores al referirse a los nombres y a las cantidades de las sustancias químicas a destruir. Estas cantidades no coinciden y las sumas no cuadran con las cifras totales. Todo esto y la “confidencialidad” de la declaración hecha por Siria, ha incitado la publicación de diversas estimaciones por distintos analistas. En conclusión, una guerra de números y letras que en nada ha beneficiado a la CAQ.

 

Referencias

  1. EC-M-34/DEC.1, disponible en https://www.opcw.org/index.php?eID=dam_frontend_push&docID=16875
  2. EC-M-33/DEC.1, disponible en https://www.opcw.org/index.php?eID=dam_frontend_push&docID=16747
  3. Resolución 2118 (2013) del Consejo de Seguridad de la ONU, disponible en http://www.un.org/press/en/2013/sc11135.doc.htm
  4. EC-M-33/NAT.1, disponible en https://www.opcw.org/index.php?eID=dam_frontend_push&docID=16707
  5. http://www.opcw.org/special-sections/syria/destruction-statistics/
  6. Request for expression of interest (EOI): Treatment and disposal of hazardous and non-hazardous organic and inorganic chemicals and related packaging materials/containers, 20 de noviembre de 2013, disponible en http://www.opcw.org/index.php?eID=dam_frontend_push&docID=16866
  7. https://www.opcw.org/index.php?eID=dam_frontend_push&docID=16965.
  8. EC-M-46/DG.1, disponible en https://www.opcw.org/index.php?eID=dam_frontend_push&docID=17851

 

 Juan Domingo y René Pita especialistas en Defensa NBQ, y profesores de la Escuela Militar de Defensa NBQ