Archivos mensuales: septiembre 2014

Sobre el cloro como método de guerra

Introducción
El 10 de septiembre de 2014, la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) dio a conocer el segundo informe sobre la misión para la determinación de los hechos (Fact-Finding Mission) en relación con el supuesto empleo de cloro en la República Árabe Siria1, que concluye que los testimonios aportados por 37 testigos constituyen una “confirmación convincente” (compelling confirmation), de que se ha empleado, sistemática y repetidamente, una sustancia química tóxica como método de guerra, y que, con un “alto grado de confianza” (high degree of confidence), esa sustancia química tóxica es cloro. El informe no indica quién ha podido ser el autor de los hechos2.
Sin embargo, numerosas voces acusan al Gobierno sirio como autor de los hechos3, indicando además que ha violado la Convención de Armas Químicas (CAQ) que había ratificado hace casi un año. Recordemos que la República Árabe Siria es el Estado Parte número 190 en la CAQ4, y que ningún Estado Parte ha solicitado formalmente a la OPAQ una inspección por denuncia o una inspección por presunto empleo de armas químicas, conforme a lo establecido en el artículo IX y en la parte XI del anexo de verificación de la CAQ.

Los hechos
El 11 de abril de 2014 la oposición siria denunció el empleo de cloro por parte de las tropas de Bashar Al Asad en la localidad de Kafr Zita (Hama), en el noroeste del país. Las acusaciones de la oposición siria venían acompañadas de vídeos sobre centros sanitarios en los que se podían apreciar pacientes con problemas respiratorios5. El Gobierno sirio negaba las acusaciones y a través de la cadena de televisión estatal culpaba al Frente Al Nusra, que habría tenido acceso a una planta próxima a Aleppo con depósitos de cloro6.
Poco después se denunció el empleo de cloro los días 21 y 24 de abril de 2014, en Talmenes, en la provincia de Idlib, una localidad de unos 20.000 habitantes, mediante la liberación de contenedores de cloro desde helicópteros; en Al Tamanah, un pueblo cercano, los días 12, 18 y 30 de abril y el 22 y 25 de mayo de 2014, la mayoría de las veces de noche; y de nuevo en Kafr Zita con diversos ataques, el último de ellos el 28 de agosto de 20142.
Según la oposición siria, los ataques consistían en el lanzamiento desde helicópteros de bombas artesanales en forma de barril (IBB, Improvised Barrel Bombs), en cuyo interior se encontraban bombonas de cloro. Las redes sociales muestran imágenes de los restos de algunas IBB tras la explosión y las bombonas mostradas parecen contener entre 100 y 200 litros, y estar fabricadas en China, aunque China ha negado que la empresa que aparece en las bombonas haya exportado cloro a Siria7.
Si las IBB con cloro se lanzan desde helicópteros podría pensarse que el responsable de su empleo sería el Gobierno sirio, pero en ninguno de los vídeos disponibles se observa una secuencia completa donde a uno de estos lanzamientos le siga una explosión con una nube amarillo verdosa de cloro.
La observación de una nube de cloro, de color amarillo verdoso, fácilmente visible, también podría deberse a la liberación accidental o intencionada de cloro, bien de algún recipiente con cloro licuado o bien con la mezcla de hipoclorito sódico y un ácido (clorhídrico o sulfúrico), como así ha sucedido en muchos accidentes con liberación de cloro.

La investigación de empleo
El 29 de abril de 2014, el Director General anunció la creación de una misión OPAQ para la determinación de los hechos en Siria. La misión recibió el mandato de establecer los hechos que rodean las denuncias de la utilización con fines hostiles de productos químicos tóxicos, cloro según los informes, en la República Árabe Siria. Las denuncias se refieren a la utilización de cloro en un número de provincias que el Gobierno sirio considera no están bajo su control efectivo, concretamente, en Hama, Idlib y Rif Damasco.
El Gobierno sirio, que sigue negando la responsabilidad de los ataques8, ha accedido a proporcionar seguridad con el fin de que la misión pueda realizar inspecciones in situ9.
Probar la presencia de cloro resulta extremadamente difícil, por no decir que imposible. El cloro desde el punto de vista táctico se considera una sustancia no persistente, y aunque sus vapores son más densos que el aire, su reactividad con el agua y otras muchas otras sustancias químicas y materiales hace que rápidamente desaparezca como tal, quedando hipoclorito y cloruro como vestigios de su presencia. Tampoco los seres vivos retienen el cloro como tal, pues éste rápidamente reacciona con tejidos y fluidos y desaparece como tal, produciendo un síndrome tóxico con irritación de las vías respiratorias, sin apenas paso al torrente sanguíneo10.
Tras la exposición al cloro, el personal sanitario únicamente podrá comprobar si las manifestaciones clínicas que presentan o que dicen haber presentado los pacientes son compatibles con las de un agente neumotóxico, apoyándose en distintas pruebas diagnósticas (p. ej. radiología, gasometría arterial o pruebas de función pulmonar)11.

Conclusiones

  1. No se ha podido obtener muestra medioambiental o biomédica que permita la identificación inequívoca de cloro.
  2. Como bien dice la OPAQ en el informe sobre la misión para la determinación de los hechos en relación con el supuesto empleo de cloro en la República Árabe Siria, existe una “confirmación convincente”, de que, con un “alto grado de confianza”, se ha empleado cloro como método de guerra.
  3. No es posible atribuir el empleo de cloro ni al Gobierno sirio ni a la oposición.
  4. No deben existir pruebas convincentes sobre la autoría de los hechos, pues ningún Estado Parte de la CAQ ha solicitado a la OPAQ una inspección por denuncia o una inspección por presunto empleo de armas químicas.

Referencias

  1. http://www.opcw.org/news/article/opcw-fact-finding-mission-compelling-confirmation-that-chlorine-gas-used-as-weapon-in-syria/
  2. S-1212-2014(e) “Second report of the OPCW Fact-Finding Mission in Syria key findings”
  3. http://thehill.com/policy/international/218442-kerry-serious-questions-about-syria-after-chlorine-report
  4. http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2013/DIEEEO90-2013_Siria_ReescribeConvencionArmasQuimicas_PitayDomingo.pdf
  5. http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2014/DIEEEO61-2014_Cloro_ConflictoSirio_DomingoxRenePita.pdf
  6. http://world.time.com/2013/04/01/syrias-civil-war-the-mystery-behind-a-deadly-chemical-attack/?iid=tsmodule
  7. http://www.reuters.com/article/2014/05/16/us-syria-crisis-china-idUSBREA4F08A20140516
  8. http://edition.cnn.com/2014/05/14/world/meast/syria-civil-war
  9. http://www.opcw.org/news/article/opcw-to-undertake-fact-finding-mission-in-syria-on-alleged-chlorine-gas-attacks
  10. TALMAGE, Sylvia S., “Chlorine”, en Handbook of toxicology of chemical warfare agents, GUPTA, Ramesh C., ed., Londres, Academic Press, 2009, 313-320
  11. TUORINSKY, Shirley D. y SCIUTO, Alfred M., “Toxic inhalational injury and toxic industrial chemicals”, en Medical aspects of chemical warfare, LENHART, Martha K. y TUORINKSY, Shirley D., eds., Washington DC, Office of the Surgeon General US Army, 2008, 339-370